História del Municipio

-UN POCO DE HISTORIA SOBRE EL MUNICIPIO-

Fragmento extraido del libro Història de Puigpunyent publicado con el beneplácito de su editor:
Lleonard Muntaner i Mariano
Autores: Ramon Rosselló / Josep Segura

 

1. TOPONIMIA

En cuanto a toponimia tenemos que decir que Pablo Piferrer i José Mi Quadrado en Islas Baleares, (Barcelona, 1888), p. 964, opinan que el nombre de Puigpunyent no proviene de estar situado «a Poniente» de Ciutat (capital Palma), sino de la punzante cima que tiene la montaña de Galatzó que, como hemos visto, es -de mucho- la montaña más alta del municipio.
Ésta es 1a opinión generalmente más corriente, pero durante la edad media se escribió -entre otras variantes- «podio pungenti», pero Jaume Lladó Ferragut en el Correo de Mallorca de día 8 de noviembre de 1928 trata de compatibilizar ambas teorías y pretende que provenga de «Puig ponent» porque visto desde Ciutat, el sol se pone detrás del Galatzó.
Ésta es la montaña que se ve en el escudo o blasón del ayuntamiento de Puigpunyent. El nombre de Galilea, que algunos dicen que fue creado en 1550, no lo documentamos hasta la segunda mitad del siglo XVIII (ARM, Prot, cabrevaciones de Puigpunyent, P-116).
Esta aldea nació en unos asentamientos de Son Cortei y en otro de la misma posesión, antiguamente dicho Just, donde apareció Es Rafalet.
El nombre del monte de na Fàtima se atribuye a una supuesta princesa mora que sale en las rondallas (Tomás Aguiló: Obras en prosa y verso. Cojo VIII: poesías históricas y descriptivas. Palma, 1885, p. 76 y Jordi des Recó: Rondaies mallorquinas, tomo XXIV de la edición definitiva, p. 8 y 17).
El nombre del otro monte, el de Na Bauçà (612 metros), podría ser que proviniera de la alquería sarracena nombrada Alcabussa, que después fue llamada Son Cortei.
En cuanto al topónimo Conques se tiene que decir que es un nombre que se encuentra en Occitania y en Cataluña y que sirvió para dar apellido a una ilustre familia (Gran Enciclopedia Catalana, tomo V, Barcelona, 1973, y de diversos autores: Studi storici in onore di Francesco Loddo Canepa, quiere II, Firenze, 1959, p. 303).
Ahora bien, como sabemos que durante siglos se dijo el Palmer y Conques es el nombre moderno, tendremos que creer que se llamaría así por las cavidades que existen en su territorio, tal como dice Josep Mascaró Pasarius en el Corpus de toponimia de Mallorca, tomo II, p. 638.
Otros cambios de nombre de diversas posesiones y sus orígenes los veremos leyendo el presente libro.


2. PREHISTORIA

Hasta ahora se han localizado según Guillamos Rosselló-Bordoy en «los núcleos talayoticos del término de Puigpunyent», en el B.S.A.L., XXXI, Palma, 1953-1960, p. 386-390, y Josep Mascaró Pasarius en Monumentos prehistóricos y protohistóricos de la isla de Mallorca, quince yacimientos extendidos por Ca's Metge, Es Comellar de Superna, La Ermita, s'hort d'Avall, sa Muntanya, Son Bru, Son Burguet, Son Cotoner d'Amunt, Son Fava, Son Puig i Son Serralta, estudiado éste último por Guillem Rosselló-Bordoy y Juan Camps Coll en «Excavaciones en los talayots de Son Serralta», separata del Noticiario arqueológico hispánico, tomo XV, Madrid, 1971.
Del periodo romano había restos en Es Collet. En tiempo de los moros el término pertenecía al distrito o juz de Ciutat, llamado Al-Ahwaz, y la tribu que habitaba eran los Gumara, que también los podíamos encontrar en el término de Llucmajor.


3. DEMOGRAFÍA

3.1 El morabatí

Hasta el año 1329 no encontramos un dato -aproximado- sobre el número de los habitantes de Puigpunyent-Estellencs.
Este año es el primero que hemos podido documentar que la parroquia de Puigpunyent pagó el impuesto del maravedí o fogaje. El impuesto se pagaba cada siete años por aquellas personas que eran cabezas de familia y tenían unos ingresos anuales de 10 libras o más. Por lo tanto, las unidades familiares que no llegaban a este mínimo -o las que conseguían ocultar sus verdaderos ingresos- estaban excluidas del pago. Naturalmente, tampoco lo pagaban los esclavos. Además, si el jefe de la casa tenía dos domicilios, uno en Ciutat y el otro en una villa cualquiera, sólo pagaba una vez y -cómo veremos más adelante- hubo un tiempo en qué las personas acomodadas -es decir, las obligadas a pagar- huyeron de sus posesiones rurales y se concentraron en Ciutat. Todo eso hace que si bien se piensa que una familia estaba compuesta por cinco personas y se multiplica el número de morabatins recaudados por cinco para calcular cuántos eran los habitantes, los resultados pueden esser muy aleatorios.
Así pues en el año 1329 se calcula que en Puigpunyent-Estellencs habría unas 360 personas, pero en el siguiente maravedí que documentamos, el de 1343, nos salen sólo unas 165. Después vendría la peste negra de 1348 y la población sufriría un fuerte descenso. En consonancia con eso el maravedí de 1350 nos da en Puigpunyent-Estellencs 145 habitantes.
Tal vez también podría servir de orientación para calcular la población el saber que en el año 1357 y con el fin de trabajar en las murallas de Alcúdia, Andratx tenía que enviar cinco hombres y dos bestias, Puigpunyent seis hombres y un asno y Marratxí cinco hombres y un asno. Las guerras contra Castilla y otras naciones también debieron tener un efecto negativo en la población y, continuando el bajón, vemos como en el año 1364 se calcula que en Puigpunyent-Estellencs sólo habría unos 110 habitantes. En 1391 tuvo lugar el asalto en la judería de Ciutat. No sabemos si los habitantes de Puigpunyent tomarían parte, pero lo que sí parece claro es que el clima social sería tan enrarecido por la muerte en las guerras, epidemias, excesivas contribuciones, etc. que en estos años empieza el éxodo de los terratenientes rurales hacia Ciutat. Así, nos consta que en 1395 Joan Basset ya había huido de la Villa y se hacía ciudadano. Por otra parte, en 1403 documentamos a Caterina, viuda de Bernat Basset, que, habiendo sido habitante de Puigpunyent, ahora vivía en Ciutat; y en 1596 y el 1587 Antoni Roca y Gabriel Cortei se encontraban en idéntica situación. No obstante, en este movimiento migratorio interno, tenemos que destacar que, según parece, en 1426 Ramon Sa Fortesa, caballero, era residenciado en Puigpunyent y que en 1527 los Noguera de Superna todavía habitaban sus casas de la posesión.
Continuando el bajón demográfico, se calcula que en 1421 entre Puigpunyent y Estellencs había 25 esclavos en el municipio y parece que esta cantidad sería excesiva en relación a tan pocos habitantes libres.
Prosiguiendo el descenso, los datos de 1459 nos dicen que sólo habría 25 habitantes. Sin que sepamos los motivos se nota una fuerte recuperación a partir de la segunda mitad del siglo XV, porque si continuamos trabajando con los datos del maravedí veremos que en 1466 se calculan 70 personas y 90 en 1475. En cuanto a 1507 sabemos que hubo 23 bautismos, pero siete años después sólo hubo diez y dieciséis en 1516. En 1545 en Puigpunyent estricto había 44 cabezas de familia y, si multiplicamos por cinco, nos da a unos 220 habitantes. Según una reseña militar en 1585 el total de la población de Puigpunyent-Estellencs eran 868 habitantes, pero dice Joan Baptista Binimelis que en 1593 sólo eran 610.


3.2 Los judíos

Éste fue un grupo demográfico que -parece- no tuvo ningun representante en Puigpunyent. A pesar de eso, los habitantes de las parroquias de la unión no se escaparían de contraer préstamos con algunos individuos de esta raza; así, por ejemplo, septiembre de 1343 los pobladores de Andratx, Calvià y Puigpunyent piden al rey que les permita aplazar en dos años el pago de las deudas que tienen tanto con judíos como con cristianos y en 1392 nos consta que algunos habitantes estaban endeudados con Daviu Bacarí y Jaume Massana, judío converso. Al primer judío de nombre conocido, relacionado en cierta manera con Puigpunyent, lo encontramos en 1350. Nomia Jucef Ben Arrom Fasnati.


3.3 Los esclavos

En cuanto a los esclavos, tenemos que empezar diciendo que tal vez no los tendríamos que incluir en el capítulo dedicado a la demografía, porque -según cómo se mire- no eran personas, sino «propiedades», «cosas», todo el que más ganadería que, en caso necesario, podía ser sacrificada sin contemplaciones, tal como se intentó en 1343 sin que -por razones puramente económicas, no humanitarias- se portara a efecto. Así, en los inventarios de las posesiones, como por ejemplo en el de 1515 o en el de 1527, figuran a continuación o antes del propio ganado.
Pero algunos detalles de estos mismos inventarios nos permiten olernos que sin embargo eran algo más que «cosas». Así, en 1519 se nos indica que las esclavas de la mujer de Pere su Fortesa disponían de una cama con dos colchones de lana y uno de paja, sábanas, una manta, una alfombra, un arquibanc y una caja -eso sí, todo estaba viejo y usado. Una de las esclavas, na Jerònia, tenía una hijastra nombrada Andreua, de un mes de edad. Al respecto tenemos que añadir que en las casas de Guillem Noguera de Superna también consta que en 1527 la esclava disponía de su propia cama y de un cajoncito donde guardaba los trapos de su niño. Volviendo una pizca atrás se tiene que en la casa referenciada en el año 1519 había dos esclavos moros a los que se les permitía utilizar su nombre propio, otros dos habían visto cómo su nombre era cristianizado, y un quinto, negro, tenía unos cien años de edad. Disponían de una habitación para ellos con una cama de campo, un jergón de paja, dos sábanas, siete mantas, un mortero de piedra y seis cajas de pino con candado y llave. Por otra parte, en 1346 documentamos ciertas quejas delante del gobernador porque han sido insultados los esclavos y los familiares de Castany. Cincuenta años después el cautivo Joan Grec tiene que reclamar 12 libras que le debe Bernat Gallard de Superna. En el año 1416 Jaume Sobirats, que había sido esclavo, hizo testamento y pidió ser sepultado en la iglesia de Sant Jaume de Ciutat. Incluso un cautivo encargado de guardar una viña se atrevió a dar muerte a Jaume Miralles, que en 1497 entró en dicha viña a robar uva.


4. ECONOMÍA

4.1 La propiedad

Como veamos por el presente libro, en el año 1232 y en virtud de los pactos aprobados en Tarragona en 1228, a Berenguer de Palou, obispo de Barcelona y a sus sucesores en la mitra, les correspondió todo Puigpunyent con Estellencs y otras extensas propiedades en Mallorca.
El Obispo tuvo que volver a Barcelona y, reservándose el alodio y otros derechos medievales, dio las tierras, casas y molinos a los guerreros que lo acompañaron a la Conquista de la Isla. Así, en 1236 Pere Torre tenía cierto molino de agua en nombre del Obispo; en 1242 Barrote Campos tenía ciertos derechos en nombre del Obispo sobre media alquería ...
Inmediatamente después empiezan las compra-ventas y traspasos, como las que podemos ver en 1236, 1247, 1269, etc. En septiembre de 1396 se estableció parte de las posesiones Son Cortes y Son Martí dando orígen a los establecimientos de Sa Moleta. La depresión económica del siglo XV, fruto de la crisis generalizada, afectó especialmente a los pequeños propietarios, fuertemente grabados con diezmos, tareas y censales. En el decenio de 1440 se produjeron muchos traspasos de propiedad, que se intensificaron después de la revuelta foránea (1450-1453) debido a las multas o composiciones que tuvieron que pagar los implicados. Eso supuso una mayor concentración de bienes en manos de unas pocas personas, generalmente de Ciutat. Como muestra de eso podemos ver los traspasos de propiedad que indicamos en los años 1443, 1446, 1449, 1453, 1456, 1457, 1459 ...
Vendria después la revolución de las germanías (1520-1523) y la represión que la seguiría acabaría de redondear los cambios de propiedad en favor de los ciudadanos. Así, al redactarse Vestimos en 1578 y la valoración catastral de 1581, estudiados en este trabajo, la situación era casi catastrófica para los intereses locales, ya que la gran mayoría de la población estaba desprovista de bienes de producción y consumo.
Tal vez por eso podemos documentar ya en 1550 la aparición de !!!!!rotes!!!!! en la posesión nombrada «Puigpunyent». En 1594 Son Cotoner ya era subdividido en Son Cotoner de Arriba, Son Cotoner de Abajo, Son Cotoner Arnau, y Son Cotoneret ...


4.2 Agricultura

Los restos arqueológicos del término indican que el hombre prehistórico mallorquín, esencialmente agricultor y ganadero, ya consideró productiva la región. Posiblemente en la época romana se consolidó el cultivo de la trilogía mediterránea -cereales, olivar y viña-, que tendria continuidad en el periodo islámico alternando con pequeñas zonas de regadio entorno a las fuentes y los torrentes. A raíz de la repoblación catalana se intensificarían el cultivo del olivo y de la viña, tal como ya hemos visto al hablar de la vegetación. Los contratos de alquiler de las posesiones y los huertos eran -al menos en la segunda mitad del siglo XVI, que es cuando tenemos más datos- de unos cinco a nueve años que, casi siempre, empezaban por Sant Miquel. Como muestra se pueden ver los de los años 1549, 1550, 1551, 1566 ...
Si bien es casi seguro que tiene que haber más antiguos, no es hasta noviembre de 1584 que, en un contrato de alquiler, hemos podido documentar el compromiso de hacer nuevos "marges". Otra vez se habla de hacer por enero de 1593 y por septiembre de 1597 el arrendamiento de Son Cotoner de Abajo y se compromete formalmente a hacer más. En cuanto a técnicas o prácticas agrarias aparece el compromiso de llevar las eructas a dos siembras (1550), las posesiones a tres siembras (1566), goretar y binar (1570) ...
Las herramientas y utensilios utilizados aparecen relacionados en los inventarios de las casas de las posesiones (1494, 1496, 1515 ...).


4.3 Ganadería

Como actividad subsidiaria de la agricultura desde la época talaiòtica podemos destacar la ganadería. Según los contratos de alquiler de las posesiones, ya referenciados, la estadística de 1585 y lo que dice Joan Baptista Binimelis para 1593, podemos afirmar que los animales más abundantes para hacer carne serían las ovejas seguidas de las cabras -siempre mal vistas por los perjuicios que podían causar a la agricultura-, vacas y bueyes, guarros, aves y, probablemente, conejos, si bien de éstos últimos no hemos podido documentar ninguno; ni siquiera aparecen las jaulas o conejeras para su custodia.
En cuanto a animales de trabajo y transporte nos volvemos encontrar con vacas y bueyes, mulos, caballos y asnos. Por otra parte, parece que -tal vez de forma local y espacial-, porque no hemos encontrado ningún documento que lo mencione, también sería importante la apicultura en aprovechamiento de la miel porque -cómo veremos- durante siglos el actual Son Serralta se llamó «Sa Melera». Otra «ganadería» especial sería la de las aves utilizadas para cazar, como los azores que sabemos tenía en el año 1385 el notario Nicolau Castellar y todavía podemos decir que en 1588 se intuye la existencia de gusanos de seda.
El obispo de Barcelona no sólo cobraba diezmos sobre la producción agraria, sino que también los recibía sobre los animales que nacían, como hemos podido documentar por primera vez el año 1325. Ahora bien, como el mencionado obispo recibía sus derechos sobre todas las tierras de la unión (Calvià, Andratx, Puigpunyent-Estellencs y Marratxí) no es posible poder saber cuál es la cantidad de animales que nacieron o la importancia relativa de este sector económico en cada una de estas cuatro parroquias.
Un problema grave se planteó en abril de 1343: una perra medio asilvestrada ataca, mata y devora el ganado. Por otra parte, este año la recaudación del diezmo del ganado en nombre del rey fue nula «per so com se diu que tot lo bestiar fo perdut en lo dit any com lo senyor Rey pres terra en aquella encontrada com passà a Malorches». En nombre del obispo de Barcelona se recaudaron 28 libras. El eterno problema de intereses entre la agricultura y la ganadería también haría su aparición en Puigpunyent. Por ejemplo, en 1391 el ganado bovino de Nicolau Perpinyà se comió una siembra de trigo en Son Bunyola (Banyalbufar).
Similares cuestiones se produjeron en 1403, 1411 y años posteriores. En cuanto a pastores, los primeros que encontramos son Arnau Roig, Antoni Terrassola y Pere Mateu, los tres el año 1359. Un producto interesante que se obtiene de las ovejas es la lana, pero las primeras tijeras de esquilar que hemos encontrado documentadas son las que había en el año 1519 en las casas de la posesión de Pere sa Fortesa.


4.4 Minería

El 1574 un siciliano declaró que en la posesión de Gaspar Fortesa había encontrado una especie de oro.


4.5 Industria y comercio

El primer molino que documentamos -de agua- lo encontramos en el año 1236, por lo tanto, es muy posible que sea hecho «en tiempo de los moros». Después aparecen otros con los nombres de sus propietarios, pero el primer hombre que se titula en sí mismo con el oficio de «molinero» fue, según los documentos que hemos podido disponer, Arnau Miró; era el año 1342. Sabemos que en 1284 se estableció la alquería Ortulug a cambio del diezmo y la tarea del vino entre otros productos; eso demuestra que ya entonces, además de cultivarse la viña, habría bodegas y lagares. Ahora bien, como el diezmo del vino se recaudaba conjuntamente en las parroquias de la unión, es difícil -para no decir imposible- decir en cuál de los tres o cuatro términos habría una producción mayor. Excepcionalmente, en el año 1342, los documentos nos dan las cifras por separado y eso nos permite saber que -si la cosecha fue la ordinaria en Puigpunyent, Andratx y Calvià- nuestro pueblo era -de mucho- el menos vinícola.
No hemos podido encontrar ningún telar, para el tantas veces referenciado contrato de establecimiento de Ortolug (1284) se citan, como productos que tienen que pagar la tarea y el diezmo, el lino y el cáñamo, cosa que hace sospechar que en el siglo XIII ya habría en Puigpunyent algún tejedor. Por otra parte, sabemos que en las casas de la posesión de Pere Sa Fortesa (1519) había diversas cantidades de lino de Argel, de Nápoles, etc.
Otra industria transformadora de productos agrarios serían las tahonas. La primera que nos aparece es en el año 1343, pero si tenemos en cuenta que veinte años antes Puigpunyent ya pagaba el diezmo del aceite, se tendrá que convenir que era una actividad que venía de antiguo, tal vez del tiempo de los moros o incluso de los romanos. Según Binimelis la producción media anual de aceite entorno al 1593 era de 7.000 molidas. Una industria típica de las zonas boscosas de la montaña mallorquina sería la fabricación de carbón. En Puigpunyent lo hemos documentado en el año 1567. El primer carnicero que hemos encontrado ha sido Jaume Llitera, en el año 1342. Dos años después el carnicero dice que no quiere cortar carne, porque sale perdiendo. Seguramente debía ser que tenía tan pocos compradores que la carne se estropeaba. En 1343 encontramos a Bernat Guillamos, «mestre de cases», el cual, si bien había trabajado en Puigpunyent, es muy posible que no fuera de la región. En cambio, Bernat Mateu, picapedrero, documentado en diciembre de 1358 y en febrero de 1362 era habitante de la villa. El tesorero Francesc Martí, ciudadano de nacimiento, en 1424 ya estaba residenciado en Puigpunyent. Es de suponer que en el pueblo también debió haber algún herrero, carpintero, zapatero y panadero.


4.6 Transportes

En ninguno de los inventarios de lo que había en las posesiones (1494, 1496, 1515 ...) hemos podido documentar ningún vehículo, cosa que da a entender que todos los transportes y desplazamientos se harían a pie, en cabalgaduras o en trajines -que tampoco aparecen inventariados. No obstante, sí que se habla de alquilar los derechos de los trajines de la leña de la posesión llamada «Puigpunyent» (1550) y el del carbón de la posesión de los Noguera de Superna (1567).



5. VIDA ESPIRITUAL

5.1 La religión

La iglesia debió esser el primer núcleo aglutinador del pueblo. Tanto que durante siglos, tal como era costumbre, el término no se conoció como «villa» o «pueblo», sino como «parroquia». Como veamos, la parroquia ya existía en 1236, cuando -probablemente- Puigpunyent todavía no tenía ayuntamiento (universidad). El templo inicial estaba bajo la adoración de Santa Maria, pero debió contar con un altar dedicado a Sant Andreu, porque esta adoración nos aparece documentada en el año 1571 y, por otra parte, a una fecha tan pronto como la de 1326 la iglesia aparece documentada como «de Sant Andreu». Otros altares, citados en 1591, eran el de Nuestra Señora del Roser, el de Sant Sebastià, el de Sant Antoni, el antiguo de Santa Aina -dedicado al Nombre de Jesús-, y el de las Almas. El edificio material del templo todavía no debió estar acabado para diciembre de 1285, porque consta que una reunión que tuvieron que celebrar los habitantes de Puigpunyent tuvieron que hacerla en la iglesia de Calvià. Hemos encontrado documentada la construcción de una campana el año 1351, pero tal vez no sería la primera que tuvo el templo. Esta la hizo el platero ciudadano Joan Pere. En 1385 se hicieron obras en el campanario.
El año 1431 se tuvo que pagar la cruz de plata. En cuanto a otros ornamentos y retablos se pueden ver algunas noticias leyendo el presente libro.

En el año 1446 y 1447 se manifiesta que es imprescindible arreglar la rectoría y el tejado de la iglesia.

Situada relativamente afuera del núcleo principal de casas, atreeria la codicia de los malhechores y, así, ya en 1593 fue robada. En cuanto a la devoción más íntima, en los inventarios de las posesiones fechados los años 1496, 1515, 1519, 1566, 1593 y 1595 podemos comprobar como en las casas -alguna con oratorio privado o semipúblico- había imágenes y retablos dedicados al Saludo Angélico, Nuestra Señora, Sant Jordi, el Crito crucificado -solo o acompañado de otras figuras-, Santa Magdalena, Nuestra Señora del Pecho, los Reyes Mágicos, Nuestra Señora del Roser, Sant Antoni, la Verónica, Sant Jeroni, la Trinitat y el Nacimiento de Nuestro Señor. No daremos en esta introducción la lista de los rectores, que hemos puesto en el apéndice 3, pero sí que destacaremos alguno, como Mn. Jaume Miró, nombrado en 1360 y muerto un año después causando eso un problema legal, porque algunas personas se apropiaron de sus propiedades.
Al lado de la primitiva iglesia -y también al lado de la que la sustituyó- estaria el osario o cementerio, ya documentado en 1242.


5.2 La cultura

Es muy posible que la Universidad local -cómo hacían las otras de Mallorca- se preocupara de conducir o alquilar «a un maestro de muchachos» para enseñar a los niños los rudimentos de la gramática o que, en su defecto, gratificara al rector o un vicario para qué lo hiciera, para iniciarse el archivo municipal con un libro abierto en el año 1581, en el presente estudio no hemos podido dar ninguna prueba de eso último. De todas formas, la instrucción debió ser mínima, casi testimonial, porque sólo en dos casas, la de Pere Ferretjans (1494) y la de Guillem Noguera de Superna (1527) hemos encontrado provisión para escribir. También sólo en dos casas: Son Noguera de Superna y Son Puig hemos podido documentar en los años 1566 y 1597 respectivamente sendas bibliotecas que, para nuestros ojos, podrían parecer pequeñas pero que en la perspectiva del siglo XVI sus volúmenes se debieron configurar como una gran muestra de poder y sibaritismo al mismo tiempo.
Existe en eso un precedente, porque en los años 1450-1453 se destruyeron tres preciosos libros, muy llorados por el desconsolado propietario. Y también encontramos una consecuencia, porque ya en el siglo XVII hay una col-lecció de 253 libros (Jaume Bover: «La biblioteca de Lluc Estaci, rector de Puigpunyent,» en B.S.A.L., tomo XLVII. Palma, 1991, p. 181-194).



6. VIDA MUNICIPAL

No se sabe desde cuándo Puigpunyent, pequeño núcleo urbano de las montañas, fue constituido en villa con «universidad» (ayuntamiento) propio y separado. A la llegada de los conquistadores cristianos (1229) todo el Poniente de Mallorca formaba parte del juz o distrito de Ciutat, por lo cual se puede deducir que no tendria categoría de villa. En 1236 ya existía la parroquia de Puigpunyent-Estellencs y en 1285 sus habitantes se reunieron para elegir a unos síndicos que rindiesen homenaje al nuevo rey. ¿Quiere decir eso que ya serían entonces una villa? Tal vez sí, tal vez no, porque la «mayoría de edad», el reconocimiento de ser una entidad distinta y separada de las otras, lo daba el disponer de alcalde -o sea, de representante de la autoridad real- y de jurados -que representaban el poder del pueblo. Es posible que en 1331 nuestra aldea todavía no teviese jurados y fuera administrado por prohombres, porque, como podemos ver en el presente libro, se documenta una viña situada en el término de Ciutat, en el lugar de Puigpunyent.

El Alcalde más antiguo que hemos podido documentar es del año 1334, pero no sabemos su nombre. No es hasta 1343 que hemos documentado la existencia de jurados; eran Guillem Faylibe, Bernat Basset, Bernat Brunet, Joan Mateu, Arnau de Pomar y Arnau de Manresa. El primer mostassaf -funcionario que tenía competencias sobre la conservación de las calles y caminos, los pesos y las medidas, la vigilancia de los abastiments, etc. es del año 1344. Las reuniones o sesiones se celebraban (1343) en el interior de la iglesia, tal como sabemos que sucedió por estos años en otras villas. No hemos encontrado evidencia en todos los años que abraza nuestro estudio de que existiera un edificio destinado específicamente a casa consistorial, pero es presumible que con el tiempo, alquiladas o propias, la Universidad llegara a disponer de un local idóneo para sus necesidades.
El documento más antiguo del archivo municipal es, como ya se ha dicho, del año 1581 y por eso en este libro no hemos podido desarrollar el presente capítulo con la profundidad que nos habría gustado. Es de suponer que la Universidad de Puigpunyent debió tener las mismas preocupaciones y se tuvo que enfrentar a los mismos problemas que las del resto del Reino de Mallorca.

 

7. MALHECHORES

No es hasta 1343 que hemos encontrado una referencia a una pelea sucedida hacía ya algunos años, pero el autor de la herida, propietario de Son Roca, fue perdonado por el herido. Parece que aprovechando los disturbios que produciría la invasión del Reino de Mallorca por parte del rey Pere de Aragón, este mismo año robaron a Francesc Catany. Asimismo, consta por el diezmo del ganado recibido por el rey que en el susodicho 1343 no se recaudó nada «por suerte como se dice que todo el ganado de dichos lugares (Andratx, Calvià y Puigpunyent) fuéperdido»; el obispo de Barcelona recibiría por este concepto 28 libras.

El nombre de las personas que eran acusadas de malhechores eran pregonados en un bando. Por eso se decían «proscritos». Por marzo de 1362 ya habían sido desterrados los hermanos Zapatero. En 1400 es colgado Bereguer Gramola acusado de haber matado a Berenguer Pagès i Pere Real. Dentro de los conflictos de intereses que enfrentaban diversos sectores de la sociedad mallorquina, en el 1520 tuvo lugar en la Granada una sangrante batalla entre los partidarios de los Simó y los Alemany. En el año 1594 mataron a Joana, mujer de Gabriel Cortei.


8. DEFENSA

8.1 Guerras

Después de la Conquista la primera gran preocupación bélica que hemos podido documentar en Puigpunyent ha sido la anexión temporal del Reino de Mallorca llevada a efecto por el rey de Aragón y Valencia (1285). En el año 1298 y de forma pacífica, fue restituido el Reino a Jaume II. Continuamente debió haber antes y después de esta fecha preparativos defensivos contra los desembarcos de piratas o corsarios, pero las primeras noticias ciertas de vigilar las marinas de Puigpunyent -o sea, Estellencs- son del año 1342 con el fin de evitar que el nuevo rey de Aragón pueda coger tierra a la isla para conquistarla.
En el año siguiente continuaron los preparativos de defensa pero, a pesar de todo, el rey catalán consiguió ampararse del Reino y la villa de Puigpunyent y se apresuró a jurarle fidelidad.
En el año 1349 se hacen importantes preparativos para resistir el intento de Jaume II para recuperar su Reino. La guerra acabó con la muerte del rey en la batalla de Llucmajor; era el 25 de octubre. Por los años 1357-1360 tenemos noticias de la guerra contra Castilla y su repercusión en Puigpunyent, tanto en hombres como en gastos. No sabemos si se fortalecería el campanario de Estellencs, el de Puigpunyent o, simplemente, se haría alguna barraca para los hombres que guardaban la marina. Lo cierto es que por febrero de 1362 se reclama el importe de ciertas obras defensivas.
Este mismo año vuelve a haber noticias de la guerra contra Castilla y encontramos el nombre de los jinetes que defenderían la Villa en caso de un ataque. Entorno al 1421-1428 se reorganizaron las decenas -pelotones de diez hombres comandados por un desener- y las quincuagésimas, comandadas por un cinquantener. En 1435 la nación catalana y, por lo tanto, el Reino de Mallorca, tenía guerra contra la república de Génova. La revuelta foránea de los campesinos contra la oligarquía ciudadana tuvo lugar entre el 1450 y el 1453. Sobre las consecuencias materiales y humanas que tuvo para la Villa esta guerra fratricida en el presente libro se encuentran algunos datos hasta el año 1457. Parece que en 1515 en Puigpunyent estricto había 37 hombres en condiciones de manejar las armas.
De nuevo estalló entre en 1521 y en 1523 una guerra civil contra la oligarquía ciudadana y se tiene que decir que para 1533 todavía documentamos en el presente libro algunas consecuencias. El año 1543 se hizo una recogida de ollas y calderos, cobre y otros metales para refundir y hacer piezas de artillería. Cincuenta años más tarde en Puigpunyent-Estellencs había 250 hombres de armas.


8.2 El litoral

Los pueblos del interior tenían que apoyar la defensa de las villas marítimas, porque no era justo que sólo estas tuviesen que oponerse a los desembarques. Por eso, sabemos por una protesta de 1344, que antes de esta fecha los hombres de Superna iban a guardar a las marinas de Banyalbufar, cosa que no se dolían, pero que ahora, con el resto de los habitantes de Puigpunyent, tienen que ir a las de Andratx, y no quieren. Tal vez el contencioso se fallaría salomónicamente, lo cierto es que en el año 1356 se ordena que de haber peligro en las marinas de Estellencs los hombres de Puigpunyent, incluidos los de Superna, vayan allí a dar ayuda. Entre el 1378 y el 1381 tenemos abundantes noticias sobre la defensa de la marina de Puigpunyent, o sea, la ribera de Estellencs. El enemigo que teníamos más cerca eran los moros, claro está que los esclavos representaban una gran preocupación, porque en caso de tener oportunidad podrían unirse a los desembarcados. Por eso en 1383 y en 1408 se ordena tenerlos presos y sabemos que en las posesiones era usual la existencia de candados y cepos de hierro, tal como lo que existía en el año 1515 en las casas de la posesión de Rafel des Puig. Del siglo XVI también tenemos noticias sobre la defensa marítima de Puigpunyent-Estellencs, como, por ejemplo, la del año 1512 en lo referente a que se tiene que evitar cualquier desembarque, especialmente si provienen de lugares donde se sospecha puede haber enfermedades contagiosas.


8.3 Armas

En cuanto a armas se tiene que decir que no habiendo en estos años un ejército regular, porque era -verdaderamente- «el pueblo en armas» quien defendía el País, todos los hombres que se podían permitir el gasto disponían de alguna o diversas armas. Así, en agosto de 1396 se dispone que los que lo puedan hacer adquiriesen ballestas, que en ese momento eran las armas más efectivas para defenderse a distancia. En 1494 en las casas de la posesión que había estado de Pere Ferretjans había un desplumé o lanza con el hierro de púa larga, una media lanza mala, un disco, un cinto para parar una ballesta, tres estribos y una celada. Dos años después en las casas de la posesión de Apolilláis Burguet encontramos seis "llançons" morescos y una espada sin vaina. En 1515 en Puigpunyent estrictamente había 32 espadas, 24 lanzas, 14 discos y 16 ballestas.
Cuatro años más tarde en las casas de la posesión de Pere sa Fortesa había seis discos negros con el escudo de esta familia, una cajita para tener servidores, una ballesta nueva con su bichero, una aljava con cinco rebotines, dos saetas y un matraz, una espada y una silla de montar de cuero, rota. Las primeras armas de fuego las documentamos en octubre de 1519, pero sólo como una posibilidad, porque se habla de qué se tienen que adquirir, entre todas las villas, doce espingardas. En el inventario de las casas de la posesión de Guillem Noguera de Superna (1527) consta que había un broquer, una espingarda, tres discos, una taulatxina, una pica, una lanza manesca, un capacete, dos espadas, una coltellina, un bichero de parar ballesta, tres hierros de ascona, un asta de pica sin hierro, siete cuerdas de ballesta, un teller de ballesta, un puñal dorado, una ballesta de bichero y una aljava con seis pasadores.
Otras armas en dos de las casas ya vistas las podemos ver en los inventarios de 1544, 1564 y 1566; en el segundo ya documentamos dos arcabuces. En 1584 teníamos entre Puigpunyent y Estellencs 62 arcabuces, 49 ballestas, 27 lanzas o picas y ocho jinetes a caballo, pero los hombres útiles para la defensa eran 416. En las casas del Palmer -ahora Conques- en 1595 encontramos una ballesta de rotló con sus bicheros. Dos años más tarde en Son Puig todavía documentamos diez ballestas de rotló, pero ya eran mal armadas y viejas, un cañón de arcabuz pedernal y una lanza.


9. LAS CASAS

Bernat Guillem, «maestro de casas», habitante de no sabemos qué población, en noviembre de 1343 reclama que se le paguen los jornales que ha hecho en Puigpunyent, Calvià y Esporles. Los domicilios de la gente humilde de la villa serían pequeñas casitas, casi cabañas, de sólo planta baja y una vertiente o -en los casos de mayor opulencia- dos vertientes. Con toda probabilidad la mayoría -si no todas- tendrian un traste o corral para producir algunas verduras o engordar algunas aves o incluso un cerdito. Los habitantes de las afueras de las eructas vivirían en chabolas de roter y los siervos de las posesiones en las casas de las mismas o en las de los molinos de agua, huertos alejados de las casas principales, etc.
Sólo de las de las posesiones nos han llegado algunas descripciones gracias a los inventarios «tabla mortem» de los que serían sus propietarios. No valía la pena hacer el inventario de las pobres pertenències de la gente humilde. Estos documentos, fechados en 1494, 1496, 1515, 1519, 1527, 1544, 1564, 1566, 1595 y 1597 nos dicen cómo eran las casas de los terratenientes, cuántas dependencias tenían, escaleras interiores, claustros, tahonas, molinos de sangre, bodegas, etc. Asimismo, gracias a estos inventarios sabemos cómo vestía la gente acomodada y qué joyas tenían. Incluso hemos comprobado que eran relativamente frecuentes los objetos de vidrio, tales como tazas, jarrones, saleros, botellas (sic), garrafas, aceiteras, alguna bandeja y espejos -eso sí, las mas grandes rotos- (1519 y 1527).
Pero, a pesar de todo, por regla general, los muebles, cacharros y herramientas acostumbraban a ser viejos, usados, ... pocas eran las cosas nuevas o poco usadas. Entre los utensilios para comer aparecen, indistintamente, las escudillas y los platos. Sólo en dos casas: la de Pere Ferretjans (1494) y Son Noguera de Superna (1527) hemos encontrado un archivo de los documentos que afectaban a los propietarios y su familia. También sólo en dos casas: Son Noguera de Superna y Son Puig hemos podido documentar en los años 1566 y 1597 respectivamente sendas bibliotecas. En Son Cortei (1595) había un oratorio muy antiguo que sirvió de iglesia para la gente que habitaba la aldea de Galilea; y en el Palmer y Son Puig una capilla y sacristía que nos son detalladamente descritas en el año 1595 y 1597 respectivamente.
Pensamos que es interesante destacar que en ninguno de estos inventarios hemos encontrado ningún instrumento musical o utensilios de juego, de lo cual parece deducirse que las posibilidades de entretenimiento serían bien escasas.En cambio, sí que sabemos que existieron algunas juguetes de niño en las casas de Pere Ferretjans (1494) y en Son Noguera de Superna (1544). También es curioso que en algunos de ellos se cita la existencia de alambiques para destilar perfumes («agua rubio»), grilletes y candados para los esclavos. Para comer sus habitantes disponen de, avena, habas y guijas (1494), garbanzos, olivas, xeixa, arrope y carne salada (1519), sal de Ibiza, vino, vinagre, miel, y "sagí" de cerdo (1527), "poncí" confitado y guisantes(1595), manteca y harina (1597) ...
En las casas de la posesión de Pere sa Fortesa (1519) no sólo se podía ver el blasón de la familia pintado en seis escudos o discos negros, sino que también estaba, en alianza con el de los Santjoan, en una cama de tablas. En esta misma línea Guillem Noguera de Superna tenía en sus casas (1527) un escudo de oro con su escudo pintado. Otro blasón, escudo o «armas» era el de la familia Roca, que en 1580 fue puesto en la caja de los corporales de la iglesia parroquial. Un último, de la familia Puig, lo hemos podido documentar en una cama de las casas de Son Puig, en el año 1597. Sólo en estas últimas casas y año hemos encontrado unas necesarias o lugar común. En cuanto a reformas, por los inventarios de 1566 y en 1597 comparando los, respectivamente, con los de 1527 y 1515, sabemos que en Son Noguera y en Son Puig se hicieron algunas estancias nuevas.



Abreviaturas:


ACA Archivo de la Corona de Aragón.
ACM Archivo Capitular de Mallorca.
ADM Archivo Diocesano de Mallorca.
AHN Archivo Histórico Nacional.
ARM Archivo del Reino de Mallorca.
AGC Serie Actos del Grande y General Consell.
AH Sección Antigua Universidad.
ECR Serie Escribanía de Cartas Reales.
EU Serie Extraordinarios de la Universidad.
Prot. Sección Protocolos.
RP Sección Real Patrimomio.
S Serie Suplicaciones.
B.S.A.L. Bolletí de la Sociedad Arqueológica Lul-liana.
G.E.M. Diversos autores, Gran Enciclopedia de Mallorca.
Op. cit. Libro imprimido citado anteriormente.

En línea

Hay 4 invitados y ningún miembro en línea

Servicios

 Transports Jaume Martorell

Sa Ferreteria